¿Y todo lo que diga será confidencial?

No se comenta nada a los acompañantes, si vienen, ni se pasa información a nadie más si no es pedido explícitamente por la persona que hace la terapia. Cuando se habla de principios éticos en psicología, sin duda la confidencialidad de los datos ofrecidos por el/los pacientes, resulta uno de los elementos que mayores implicaciones e importancia reviste en este marco.

Todo lo que se diga en las sesiones es respetado por mí de forma privada y confidencial.

La psicología como ciencia ha mantenido una máxima en cuanto a la defensa y la lucha por el estricto cumplimiento del principio de confidencialidad, influenciada por su objeto de estudio. Al constituir el sujeto y su conciencia el cuerpo de trabajo del psicólogo, la responsabilidad que demanda entonces su labor reviste una mayor complejidad e importancia.