Aprender a dar como a recibir

“Sólo eres dueño de lo que das: así que no esperes recibir lo que no sabes dar.”

Crecimos creyendo que el amor, la felicidad está fuera de nosotros. No se puede dar un amor que antes no hayamos encontrado y aprendido a darnos a nosotros mismos. Todo está dentro de nosotros. Lo cual demuestra en verdad que dar y recibir es lo mismo. Por eso en una relación basada en el amor y no en el apego hay un equilibrio entre el dar y el recibir.